Cómo mejorar el pensamiento creativo usando el método de Walt Disney

La creatividad hace de nuestro mundo un lugar mejor.

¿Cómo sería el mundo si no hubiera descubrimientos significativos? ¿O si no existieran ideas o métodos revolucionarios para aprovechar estos descubrimientos?

Todos somos naturalmente creativos, lo creamos o no. La educación tiene un papel importante para ayudar a cada individuo a encontrar sus métodos para estimular su energía mental para el uso diario, y el resultado es que, según la forma en que absorbemos el conocimiento, algunos tienden a ser más creativos que otros.

¿Alguna vez te has preguntado qué tan famosas son las animaciones como “Mickey Mouse”, “Tom & Jerry” o “Chip & Dale”? Uno de los muchos secretos de las personas que trabajan en Walt Disney que llevan el nombre del famoso fundador fue su método para generar conceptos y estimular la creatividad.

Walt Disney (Walter Elias) fue un desertor que sufrió muchas caídas en los negocios, incluso la bancarrota. Aun así, se las arregla para superar las deficiencias personales y financieras, usando su imaginación para crear un imperio en la industria del entretenimiento que logró capturar los corazones y las mentes de todos los que experimentaron una imagen de Walt Disney. La imaginación ha demostrado una y otra vez ser la receta para transformar sueños, fantasías y deseos en realidad.

¿Qué es el “Método Disney” para ser creativo?

Este método se basa en 3 roles que se espera que formen parte de un proceso de creación habitual: “The Dreamer”, “The Realist”, “The Critic”. Para valorar con precisión el efecto de estos roles, cada uno debe explorarse por separado.

 

 

1) El soñador

Deje que su mente divague libremente. Intente tanto como pueda soñar con los ojos abiertos o cerrados, como prefiera. Destierre cualquier elemento que sea fiel al mundo real y pregúntese:

  • ¿Qué es lo que realmente deseo de un mundo ideal?
  • ¿Qué deseo lograr?
  • Si tuviera poderes mágicos, ¿qué crearía?

Sueñe con cualquier cosa que se le ocurra, sin límites, sin restricciones, sin miedo al absurdo o la falta de posibilidad de que el sueño se pueda lograr. La imaginación visual resultará favorable e importante. Cuando piense que ha explorado este estado mental al máximo, libre y sin inhibiciones, tómese un momento y escriba esas ideas, no todas, solo algunas, que encuentre más interesantes y luego emprenda su próxima lluvia de ideas. aventura usando el próximo papel.

(Como dato curioso, el equipo de producción de Walt Disney tenía una “habitación de ensueño” decorada en rosa. Muchas de las creaciones que más tarde se convirtieron en éxitos mundiales comenzaron como conceptos en esta sala).

2) El realista

Ahora estamos de vuelta a la realidad, puede pensar en cómo poner en práctica sus ideas.

  • ¿Qué necesita para hacer realidad sus ideas?
  • ¿Puede imaginar que su proyecto se complete? ¿La imagen general más los detalles principales?
  • Sea práctico. Estrategia, plan, esquema.

(Dato curioso: el equipo de Disney tenía una sala verde para este papel)

3) El crítico

Ahora es el momento de preguntarse:

  • ¿Qué podría estar mal?
  • ¿Qué le falta?
  • ¿Qué se sobreestima?
  • ¿Cuáles son los obstáculos?
  • ¿Quién estaría interesado en mi creación?

Por lo general, el método Disney funciona muy bien cuando se usa en un equipo como mecanismo de lluvia de ideas.

Al asumir el papel de crítico, el equipo está tratando de ser más objetivo, no tan apegado como un individuo podría llegar a estar solo. Todos los miembros deben criticar las ideas de todos los demás miembros y cómo esas ideas podrían ponerse en práctica.

Diviértase y no olvide:

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo – Walt Disney

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *